• Facebook
  • Instagram
  • YouTube
Agendar

Vientos de Cambio

El equinoccio de Septiembre 22 nos invita a mirar hacia adentro, reflexionar sobre lo sembrado, lo recogido y nuestros aprendizajes para el año que viene.


Como es arriba es abajo. Como es afuera es adentro.


El cielo y la posición de la Tierra frente al Sol están cambiando. El equinoccio del 22 de septiembre marca un nuevo compás en el reloj solar y también en nuestros ritmos personales.


El cambio de estación ya está aquí y nuestro cuerpo, mente y emociones lo sienten.


Si estás en o más cerca al hemisferio norte como yo, tal vez has notado en los últimos días que el calor y la euforia de verano han cedido, el clima se siente más fresco, los días se hacen más oscuros y cortos, y unos vientos fuertes soplan en todas direcciones, arrancando las hojas de los árboles, removiendo todo a su paso y trayendo también torrenciales lluvias.


Y así también lo sentimos en nuestra vida. Veremos cómo esta estación que nos prepara para el invierno, cambia nuestra energía, prioridades, relaciones, rutinas y actividades.




Punto de reflexión entre pasado y futuro

Al hacerse los días más cortos y oscuros tu atención torna de afuera hacia adentro; es momento de reflexionar. Un punto natural de análisis recae sobre los resultados de tu reciente cosecha, pues este tiempo suele coincidir con la vendimia y recolección de frutos de los cultivos sembrados en la primavera. La forma, energía y foco con que sembraste y cuidaste tus productos en los meses anteriores determinan la calidad de tu cosecha.


Así, el primer punto de análisis es hacia el pasado, y el segundo hacia el futuro. Los aprendizajes de esta temporada te llevarán a analizar e investigar nuevos métodos, recursos y herramientas para invertir en tu siguiente año, siempre acumulando experiencias para tu crecimiento y empoderamiento personal.


Además el equinoccio de otoño da paso a los últimos tres meses de año que son vitales para hacer inventario y comenzar a planear con estrategia y método lo que buscas el año siguiente.


Todo esto sin olvidar que también es un momento importante para agradecer. Agradecer honestamente por todo, por lo que tienes en tu mesa, lo que aprendiste, el esfuerzo que invertiste, la gente con la que has trabajado, todos quienes han tocado tu puerta y por lo que has descubierto sobre ti en este proceso.




Impacto en tu vida

Quizás este cambio de estación también ha afectado tu salud y tu cuerpo, mente y emociones se sienten diferentes. Es muy común que la entrada del otoño o la primavera (dependiendo en que hemisferio de encuentres) te haya traído un resfriado, alergias o el ataque de algún virus.


Son tiempos de cambio y purificación. Así como después de la cosecha se limpia la tierra y se arrancan las malezas y raíces antiguas, en nuestra vida es necesario depurar, descongestionar y purgar, para reorganizar, establecer prioridades y re-orientar la dirección.


El periodo que abre el equinoccio es más lento y nos invita a rendirnos al cambio y a soltar como lo hacen los árboles con sus hojas, a nutrirnos en la quietud para después del invierno volver a renacer.


Esta transición de la luz del Sol en la Tierra nos llama a abrazar nuestra polaridad, nuestra luz y nuestra sombra. Recuerda que a medida que afuera oscurece se hace más necesaria y brillante tu propia luz. Usa esta pausa anual para auto-iluminarte en tu proceso de reflexión y preparación para el nuevo y excitante ciclo que está por comenzar!










305 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo